Segunda sesión del Seminario

Segunda sesión del Seminario
Sesión del 10 de Junio

jueves, 16 de octubre de 2008

MUJERES Y TRABAJO

Hist. Raffaella Fontanot Ochoa

Las investigaciones de género nos indican que para el Siglo XIX ellas irrumpieron en los documentos oficiales desde algunos ámbitos, principalmente el del trabajo, como elemento de un capitalismo de esencia patriarcal que por cierto ignora las labores del hogar, “trabajo que no es parte de la producción social, pero que es necesario para su funcionamiento”
[1] agregaríamos que para éste y todos los modos de producción. El trabajo comenzó a favorecer la participación de las mujeres como ciudadanas aunque sin ostentar esa categoría sabemos que, por lo tanto, no tenían derecho al voto.

En los escritos que se pueden encontrar dentro de archivos locales como el AHGES o Archivo Histórico del Congreso del Estado, se refieren a las que escriben y firman, como “vecinas” abriendo los reclamos de pensión o solicitud de avalúos. Este término de Antiguo Régimen, denota derecho al “disfrute de montes, aguas, pastos y demás aprovechamientos comunes…los vecinos estaban sujetos a las cargas y tributos inherentes al Estado”
[2], de lo cual las mujeres propietarias no estaban exentas. Sin embargo, en todos estos documentos subyace un discurso que da la pauta para conocer lo que se esperaba de la conducta femenina una vez que la mujer quedaba sin una figura masculina que la respaldara.

Sabemos que la cultura no es homogénea, ni siquiera en un mismo lugar y época, debemos considerar factores como clase social, etnia y religión, para hacernos una idea más precisa de la participación de las mujeres en sociedades pasadas.

Mujeres maestras, cantineras, comuneras, lecheras entre otras, que en la mayoría de los casos por necesidad se encargaban de sus propios asuntos ya sea por ser viudas o estar en situación de pobreza, presentan factores de diferenciación con las esposas de militares o propietarias que en casos similares, vivían de la renta de sus fincas.

También para la reclamación o restauración de municipalidades, la permuta de terrenos sobre el uso del agua o en los procesos electorales, la presencia de las mujeres se materializa, aunque está poco estudiada la significación de lo femenino en Sonora. Los trabajos publicados al respecto, se refieren en su mayoría al plano de lo público y privado para describir una sociedad en su vida cotidiana afectada por las ideas sobre el papel de las mujeres como salvaguardas de moral y virtud más no en las relaciones de producción, es decir, qué tanto y cómo sus opiniones influían en la toma de decisiones.

La incursión de las mujeres en el trabajo remunerado ya sea como empresarias o asalariadas, influyó transformando instituciones pilares de la sociedad moderna como la familia y el sistema de administración de justicia, un ejemplo de esto último puede ser las diferencias entre los reglamentos de lugares de venta de bebidas embriagantes para los municipios de Sonora para el período de 1910-1912 que en su Artículo 9º se refiere a la restricción del acceso a personas donde sólo en algunos se menciona a las mujeres y en todos los casos a los menores de edad, probablemente porque existían propietarias cantineras
[3] o porque eran más flexibles en cuanto a la práctica de la prostitución, trabajo (también de mujeres) que ocurría en las cantinas.

Podemos demostrar con el uso de estas fuentes, que las mujeres estaban involucradas debido a diferentes circunstancias, en ámbitos tradicionalmente dominados por los hombres. También como formas de adaptación a épocas de crisis (guerras, hambrunas) o sobrellevando la desgracia personal (viudez) incluso la difícil decisión de permanecer solteras en una sociedad que persuade enérgicamente por diferentes medios la unión marital entre hombre y mujer.

Un caso ilustrativo es el de algunas maestras que decidían permanecer solteras, haciendo vida en común con alguna hermana u otros familiares en su casa, como revela una solicitud de pensión de dos maestras.
[4]

Ante la creencia de que las mujeres no existen en la memoria escrita o la mención de ellas es intrascendente, encontramos que hay información no sólo para rescatar sino reconstruir la imagen de las mujeres en la sociedad sonorense del decimonónico si queremos dedicarle tiempo a este tema. Dentro del proyecto de Historia de la Mujer en Sonora que encabeza el Arqueólogo Julio César Montané Martí, se realiza actualmente trabajo de archivo con la finalidad de recopilar datos sobre fuentes documentales relacionadas con mujeres y al mismo tiempo, elaboramos una valoración historiográfica que dará como resultado una base de datos mínima con la sugerencia de algunas líneas de investigación para futuros estudios de género sobre el último tercio del S. XIX y principios del S. XX en Sonora.







[1] Socialismo o Barbarie, periódico, Nº 75, 23/03/06
[2] Donjuan Espinoza Esperanza, Conflictos Electorales durante el Porfiriato en Sonora. Una revisión de los Recursos de impugnación de resultados electorales municipales 1900-1910, El Colegio de Sonora, Hermosillo, 2003
[3] Tomo 151 Año 1910 Archivo Histórico. Congreso del Estado de Sonora
[4] Tomo 169 Año 1917 Archivo Histórico. Congreso del Estado de Sonora

2 comentarios:

magaly dijo...

HOLA .. ESTUDIO HISTORIA EN LA UNI! ME INTERESA LA HISTORIA DE LA MUJER EN SONORA.. SOBRE TODO LA DEL SIGLO XIX... REALICÈ UN PROYECTO DE INVESTIGACIÒN SOBRE LAS NORMAS MORALES Y DE COMPORTAMIENTO HACIA LAS MUJERES DURANTE EL SIGLO XIX. PLATICANDO CON HIRAM... CREO QUE ES BUENO TENER CONTACTO CON HISTORIADORES QUE REALICEN INVESTIGACIÒN SOBRE LA MUJER, Y SOBRE TODO COMO ESTUDIANTE QUE ESTA EN BUSCA DE UN TEMA PARA UNA TESIS.
ME GUSTARIA ENTABLAR COMUNICACIÒN Y QUE CONOCIERAS MI PROYECTO, Y ME DIERAS TU OPINIÒN Y COMENTARIOS...
TE DEJO MI CORREO!
magaly_19600@hotmail.com

EN CONTACTO! *_*

se guardo mi comentario en otra entrada :S...

Raffaella dijo...

Magaly, con mucho gusto puedes enviarme tu trabajo a capitanfontanot@hotmail.com